Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad. Guadalajara. España

© 2019 

Carta del Hermano Mayor

Hace ya algunos años escribía en este espacio invitando a todo el mundo a conocer la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad de Guadalajara através de internet.

Pero el tiempo pasa, la página web se nos quedó obsoleta y por desgracia la persona que la diseñó nuestro querido y añorado Juan Carlos Pastor fué llamado a los brazos de nuestra madre, por lo que hemos tenido que reorganizarla con nuevos editores web.

Para hacer un poco de historia y poner a las personas que no nos conozcan y quieran saber sobre nosotros indicar que los primeros datos que constan de la hermandad son del siglo XVI, que se fundó con la intención de socorrer y auxiliar a los hermanos según figura en los libros de actas que conservamos como nuestro más preciado tesoro. También indicar que se fundó en honor a la Virgen de la Soledad porque en aquella época la ciudad se vió afectada por una epidemia de peste, y los Guadalajareños solicitaron su favor a la Virgen y la peste se erradicó.

La hermandad durante estos años ha pasado por todo tipo de visicitudes, momentos de gran auge pero también hemos tenido nuestras horas bajas. De ahí venimos, en estos últimos años observabamos que la hermandad estaba envejeciendo, cada vez la asistencia a los actos era menor y debíamos poner remedio a esta situación, de ahí que desde la junta que presido hayamos tomado decisiones que quizá  cambian la visión que bien de la hermandad, bien de la propia Virgen tenían algunas personas.

La intención no es la de romper con lo antigüo (sería indigno y estúpido olvidar nuestro pasado), pero si modernizarnos para hacer más atrayente la hermandad a las nuevas generaciones ya que sin estas la hermandad si que se vería abocada a la desaparición.

Por lo tanto tenemos que hacer convivir las antigüas tradiciones con las nuevas ideas, para ello invito a todos aquellos que quieren a la Virgen y desean que la hermandad prosiga su camino otros tantos años como los que lleva a que expongan sus ideas, critiquen las cosas que hacemos y que no les gusten, pero siempre comprendiendo que nos equivocamos, pero  todo lo que hacemos es desde el amor a la Virgen de la Soledad y que también con nuestras decisiones no podemos contentar a todos.

​​
Ya solo me resta agradecer la visita a nuestra página Web, que espero sea una puerta de entrada para conocernos. 

Un cordial saludo

D. Angel Ortego

Hermano Mayor  de 1974 a 2001

Hermano Mayor
Francisco Ortego

 

Romance de la Soledad

Cuando pasas por mi calle,
Virgen de la Soledad,
con esas manos tan hechas
al perdón y a la amistad,
y esa pena que acompaña
tu silencio y tu pesar,
no te canto una saeta
porque no la sé; cantar
pero te rezo una salve
y lo que haya que rezar. 

Cuando pasas por mi calle,
Virgen de la Soledad,
el corazón se me parte,
se hacen mis ojos un mar
de lágrimas y, en mis venas,
la ternura y la piedad
son ardorosos luceros
que no paran de brillar. 

La noche se hace más íntima
poco a poco, porque está
de luto nuestra Señora
y toda la cristiandad
la acompaña al sentimiento
como es justo y natural. 

Cuando pasas por mi calle,
Virgen de la Soledad,
los pesares de la vida
casi dejan de pesar,
los sueños que tanto cuentan
casi dejan de contar,
las ilusiones perdidas
recobran su identidad,
que, a la sombra de tu sombra,
oh Madre!, nada es igual...


 
 

Tu pena es tan soberana,
tan honda tu soledad,
tu desamparo tan íntimo
y tu desolación tal
que nos dejan en ridículo
sin poderlo remediar. 

Cuando pasas por mi calle,
Virgen de la Soledad,
déjanos tu bendición
y no dejes de evitar
el que nosotros vivamos
al margen de tu bondad,
ajenos a tus amores
y a tu amparo maternal. 

Que ésta Fiesta signifique
asimismo, un paso más,
un mayor acercamiento
un abrazo más cordial
entre nosotros y un nuevo
compromiso de amistad
para vivir la enseñanza de Jesús,
sin levantar nuestras manos del arado
ni volver la vista atrás. 

Francisco Vaquerizo Moreno

Guadalajara 3 de abril de 2006